¿Qué es una endodoncia?


La endodoncia o tratamiento de conductos es un tratamiento que consiste en eliminar la pulpa enferma de un diente, limpiar el interior de sus conductos radiculares y se sellar los mismos para evitar su contaminación e infección.  La pulpa es la parte interior del diente que contiene un paquete vasculonervioso, situándose en la parte central de la raíz y comunicando el diente con el hueso maxilar.

¿Cúales son los síntomas de un diente que requiere un tratamiento endodóntico?

El diente se decolora, oscureciéndose, o aparece dolor ante estímulos fríos y calientes en un diente con caries. Puede existir el antecedente de un traumatismo en el diente o la realización de una restauración de la que el diente no se recupera. En muchas ocasiones no duele y la lesión cariosa ya ha afectado a la pulpa de manera irreversible.

¿En qué consiste el tratamiento endodóntico?

La técnica consiste en anestesiar la pieza o región, se prepara el campo operatorio y se aísla el diente. Se realiza la menor apertura dental posible para dejar expuesto el canal radicular y la pulpa dañada. Se extrae el tejido pulpar y se limpia y ensancha el conducto radicular con el instrumental y material adecuados. Posteriormente se sella el conducto perfectamente con un material termoplástico (gutapercha) y cemento. De este modo el diente esta preparado para ser restaurado. Los dientes endodonciados pueden requerir la colocación de una corona con fines estéticos y funcionales.